Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el servicio ofrecido. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso.
Consulta nuestra política de cookies para más detalles.
Aceptar Más información

Control de Calidad

Nuestra filosofía de trabajo desde el primer día ha sido hacer botas de montaña con la máxima calidad y tecnología posible, siempre incorporando los mejores materiales y diseños, y estamos convencidos que es una política correcta en el corto, medio y largo plazo.

Para Bestard hacer una bota técnica de calidad tiene dos dimensiones muy distintas pero igual de importantes:

  • hacer botas diseñadas y adaptadas para dar el 100% de rendimiento técnico en cada tipo de actividad y para cada tipo de necesidad diferente;
  • hacer una bota cómoda y duradera.

Para asegurar que cumplimos con estas dos metas, funcionamos con una serie de controles de calidad externos e internos, así como de los productos y de la fábrica.

Antes de describir cada tipo de control que realizamos te vamos a dar el resultado:

RESULTADO

De todas las botas que vendemos en un año, recibimos tan sólo un 0,4% en devoluciones por defecto de producto: ¡todo un record!

(Y de este 0,4% les devolvemos al cliente las botas reparadas o sustituidas)

Certificación y control de calidad de la fábrica

La empresa americana GORE, líder mundial en la fabricación de membranas impermeables y transpirables GORE-TEX®, tiene una política de venta muy restrictiva y controlada, y solo trabaja con unos clientes determinados en cada país y sector.
 
Para ser seleccionado como partner de GORE, la empresa tiene que cumplir una larga serie de requisitos de calidad de producto, capacidad de crecimiento, prestigio en el mercado etc., así como la capacidad de la fábrica de manufacturar y controlar la calidad de los productos. Una vez certificada la fábrica, Gore manda técnicos propios para una inspección, apoyo y colaboración técnica, con la finalidad de obtener una mejora continua, con una frecuencia de una visita por mes.

Control de calidad de nuevos productos

Antes de empezar a fabricar un nuevo producto en serie, el prototipo debe pasar los siguientes filtros del control de calidad:

 

Pruebas de materiales nuevos

cada vez que incorporamos nuevos materiales, encargamos al laboratorio independiente INESCOP (www.inescop.com) la tarea de  realizar todas las pruebas necesarias de abrasión, transpiración, hidrofugación..
etc.

 

Equipo de asesores expertos

una serie de prototipos de la nueva bota es enviado a montañeros profesionales, y es sometida a pruebas reales durante expediciones en condiciones extremas. En caso de que se encuentren fallos técnicos o de calidad la bota será modificada, hasta que hayamos llegado a la bota que queremos.

 

Certificación de GORE

todos los nuevos productos que llevan el forro de Gore-Tex® tienen que ser probados y certificados por el laboratorio de Gore. La bota así como todos sus materiales y componentes tienen que cumplir con unos requisitos mínimos de Gore en cuanto a una impermeabilidad duradera, transpiración, abrasión etc etc.

 

Uno de los muchos tests que GORE realiza para nuevos modelos en sus laboratorios en Alemania es el simulador de paso, que imita de una manera adecuada el proceso de caminar en condiciones de mojado.
 
Cada bota realiza mínimo 300.000 flexiones dentro de agua mientras sensores electronicos detectan cualquier anomalia, humedad dentro de la bota etc..


Control de calidad durante el proceso de fabricación

Para asegurar que ninguna bota salga defectuosa del proceso de fabricación realizamos los siguientes procesos de control de calidad:

 

Test de impermeabilidad

Antes de montar la bota, el botin Gore-Tex es inflado a presión y sumergido en agua. Unos sensores electrónicos detectan el más mínimo desperfecto en la membrana o en su costura termosellada.

 

Control de acabado durante y después de la fabricación

En cada estación de trabajo cada bota es sometida a un rígido control óptico por parte del operario. Finalmente, una vez acabada la bota, revisamos la piel, desgaste, costuras hasta el ultimo detalle. Aquí no permitimos salir ninguna bota con el más mínimo fallo estético o funcional.



Control de calidad de productos acabados

Para controlar que la fábrica siempre mantiene la misma calidad en los productos, que se definió en su diseño original, escogemos continuamente productos al azar de la producción para realizar las siguientes pruebas:

 

Test intensivo de resistencia

Cada bota realiza 500.000 flexiones dentro de agua (equivalente a 750 kms. caminando en agua) y sensores electrónicos detectan cualquier anomalía de la bota.

 

Estanquidad del conjunto de la bota

Una centrifugadora de alta velocidad se encarga de comprobar la estanquidad y impermeabilidad interna de la bota..



La prueba más dura: la tuya.

Finalmente, una vez salida la bota de nuestra fábrica le espera el más duro y último  test: el tuyo así como el de todos los otros aficionados a la montaña y el outdoor; guías profesionales de montaña, escaladores, expertos deportistas, guardabosques etc. que utilizan nuestras botas.
 
Estamos orgullosos de superar este test tan duro con creces, ya que la cantidad de botas devueltas es prácticamente nula (0,4%). Por otra parte nos es muy grato recibir vuestras cartas sobre los buenos resultados que nuestras botas os han dado. Aprovechamos esta ocasión para agradeceros todas estas cartas, emails y llamadas, las cuales dan un sentido a nuestro trabajo diario.

Servicio post-venta

De las botas que recibimos de vuelta, nuestro Dpto. Técnico hace una revisión  exhaustiva para comprobar si el problema entra dentro de nuestra garantía de producto o no. Si este es el caso, reparamos o sustituimos la bota sin cargo ninguno. Si el fallo de la bota no esta cubierto por nuestra garantía, ofrecemos al cliente la posibilidad de reparar su bota. Por este trabajo cobramos un pequeño coste.
 
Para más información sobre nuestra Garantía, pulsa aquí.